jueves, 16 de octubre de 2008

Biografía del Arcángel Jehudiel

Su Nombre significa Alabanza de Dios

Combate el espíritu de la envidia y de celos. El espíritu de la envidia se dirigió contra María Santísima, porque de ella debía salir la Encarnación de la Divina Persona. Su envidia lo empujó en contra del Decreto de Dios. El pecado de envidia es celoso del bien del prójimo. Una vez en el Antiguo Testamento, sus hermanos querían quitar de en medio a José por envidia, porque era el hijo predilecto de Jacob. La envidia cegó a los fariseos frente a la Santidad y al poder milagroso de Dios. Su envidia se transformó en odio en contra del Señor y lo condenó a muerte. Nosotros logramos vencer la envidia con el amor a Dios, a sus mandamientos y al prójimo, con la benevolencia, aceptando y reconociendo al prójimo.

El Santo Arcángel Jehudiel es nuestro guía y nuestra ayuda. Su aceptación incondicional del Decreto Divino y su celo en la ejecución de sus mandatos selló su eterna alianza con Dios. Por lo tanto él glorifica y exalta por toda la Eternidad a Dios, e incorpora en el amor, la viva alabanza a Dios. El pueblo escogido del Antiguo Testamento ha roto la Antigua Alianza y la ha rechazado. En el Nuevo Testamento estamos todos nosotros llamados a recibir la corona, que Jehudiel tiene en su mano, la señal de la recompensa divina para aquellos que son fieles a Dios y lo alaban.
San Pablo a Timoteo: "ahora me corresponde la Corona de Justicia. que el Señor, Justo Juez, me dará en ese día. Pero no solamente a mí., sino a todos aquellos que han esperado con amor su venida" (2 Timoteo 4,8).

Pedimos a San Jehudiel nos impida caer en envidias y celos que exterminan toda serena paz del alma, y nos proteja de individuos obsesivos por los celos y con la pertinaz maldad de la envidia; y derrame en nuestras almas y en las de las personas que nos rodean, la fidelidad a la Ley de Dios y de la Iglesia, y la Obediencia a las Divinas Disposiciones.

Oraciones al Arcángel Jehudiel

1) Inmortal y Bendito Espíritu Santo!, hazte fuerte y poderoso en mi humilde presencia, por invocación del nombre del Padre y del nombre del Hijo. Tú que haces realidad la creación, y penetras en toda la vida, comunícame con el Arcángel Jehudiel; pues grande y santos son tus misterios Señor, y maravillosa es la secreta palabra del corazón. Yo te pido que por la acción de tu Príncipe Angélico remunerador de la santa luz, la vida renazca en mi ser, se eleve como una fuente de energía dentro de mí y haga crecer todo lo bueno en mi interior y a mi alrededor. Allí donde mis palabras dan forma y vida a la verdad del Espíritu Santo.

Que el santo calor del Señor penetre en todos los espacios hasta hoy inanimados dentro de mí y en mi vida en el mundo y en los otros cuerpos de mi existencia para que por su movilidad y crecimiento se glorifique el santo nombre, se amplifiquen los procesos de mi multiplicación y transmutación positiva. Que el agua de fuego surja de las vertientes más secretas de mi ser para alimentar el cuerpo vital que plasma todo lo que debe ser plasmado, que ocupe todo el espacio que debe ser ocupado, que construya todo templo y vivienda que debe ser construido. Por todo lo nombrado yo te pido, guiado por la santa Madre Terrenal, el manto de María Santísima y la luz del Padre Celestial al cual los Serafines nunca paran de alabar, que me asistas y me des tu ayuda. Santo Arcángel Jehudiel! intercede ante el Señor por mí.

2) Santo Arcángel Jehudiel, fuerte ángel y gran opositor de los espíritus malignos, ven en nuestra ayuda con todo tu ejército angelical. Asístenos en la lucha contra los tremendos ataques del Infierno, que amenazan destruir a la Iglesia. Quita de nuestros corazones toda envidia y haz que el Decreto Divino llegue a ser para nosotros alabanza eterna y viviente en Dios. Amén.

1 comentario:

Ramón dijo...

te doy las gracias el por el gran aporte, me gustaria y te pedire de favor si puedes publicar más de los angeles como más oraciones que conozcas. te lo agradesco de corazón. cuidate y Dios y tus angeles te bendigan.